La pieza del mes: V Centenario de santa Teresa de Ávila

0032_1

[Entrada publicada originalmente en el blog de la Fundación Félix Granda: fundacionfelixgranda.org/wordpress ]

La Fundación Félix Granda se une a la celebración del V Centenario de santa Teresa de Ávila dedicando la sección “La pieza del mes” a una de las coronas más especiales, por su morfología, de las realizadas por Félix Granda. Se trata de la aureola que, con motivo del tercer centenario de su canonización, se  ejecutó en 1924 en los Talleres de Arte del famoso sacerdote artista, por encargo de los Padres Carmelitas de Ávila para su imagen procesional de la Santa.

Como era habitual en las obras del taller de Félix Granda, la pieza no sólo era muestra de una gran riqueza y destreza técnica, sino un compendio de ideas bellamente expuestas a través de la iconografía. El profundo significado que así expresaba nos muestra cómo fue cuidadosamente pensada para la Santa y para la ciudad de Ávila; cómo los símbolos la convierten en una obra única, que no tendría sentido en ningún otro enclave. Sobre las básicas indicaciones de don Antonio García, Canónigo Penitenciario de la Catedral de Málaga, Félix Granda tejió los símbolos iconográficos que mejor plasmaban dichas directrices. El propio artista ofrecía una descripción de la aureola en un díptico publicado para conmemoración del evento, con estas palabras:

La aureola, en su forma exterior, remeda la silueta de los bastiones y torres que cercan a Ávila.Coronas cobijan escudos, en los que se representan virtudes de la Santa, y pueblos de España.

El amor de la Santa Iglesia, a España y a sus reyes fue su distintivo, y esa misma tradición siguen sus hijos; la Iglesia la cuenta entre sus santas predilectas y sus doctores.

De la Santa irradió la pureza de su ciencia y vida, el amor entrañable a Dios y los hombres; por eso, la crestería que enlaza los escudos es a modo de llamas de fuego y luz, con el rojo de los rubíes y el destello de los brillantes.

En el anverso, simbolizamos las virtudes en los campos de los escudos, [que] se representan por sus emblemas; la castidad, la azucena; la hacendosidad, la abeja; la sabiduría, el sol; la caridad, la llama; la oración, el incienso; y la fecundidad de su obra, en la rama llena de retoños.

En el centro, la paloma simbólica sobre la tiara y las llaves, indican lo inspirado, puro y celestial de su doctrina y lo conforme que está con las enseñanzas de la Iglesia; ese temor y amor le hizo exclamar en sus últimos momentos: “¡Al fin, Señor, soy hija de la Iglesia!”

Figuras aladas sobre pequeños mundos muestran cartelas con los nombres de sus obras: Vida, Camino de perfección, Moradas, Fundaciones, Cartas, Poesías, Exclamaciones, Conceptos del amor de Dios, Relaciones, Avisos.

Las siete coronas están en el eje mayor del círculo; en el menor, debajo de éstas, unos temas ornamentales remedan la lira; están recamadas estas pequeñas joyas de pedrería, las dibujan los zafiros, descuellan las perlas, brillantes y esmeraldas; el zafiro simboliza el cielo, lo celeste; perlas y brillantes, lo puro, la luz, lo precioso, lo escogido; y las esmeraldas, la esperanza.

En sus obras y vida, vibra de una manera perfecta y conmueve las almas los latidos de su corazón henchido de Dios, y los destellos de su inteligencia llena de luz.

El número siete representa, dentro del significado de los números, en el simbolismo cristiano, lo perfecto, lo completo. Este número, a los ojos de San Jerónimo, es santo.

¿Quién no sabe que San Ambrosio y San Agustín usan constantemente del sentido simbólico de los números en sus homilías?

0032_2

Cinco cartelas, también sostenidas por ángeles, muestran algunos episodios de su vida en relieves muy pequeños: 1º Cristo le entrega un clavo a la Santa. 2º Santa Teresa orando delante de un Ecce-Homo. 3º Santa Teresa extiende su manto sobre su familia religiosa. 4º La Santa escribiendo. 5º Aparición de un Santo de su orden, que le muestra un libro. 6º Transverberación de la Santa. 7º Muerte de la Santa.

En el reverso las coronas cobijan los escudos de Ávila, como punto de partida; los cuatro cuarteles y el real de España indicando que su obra se extendió a toda España; y termina con el de Alba de Tormes, que significa el ocaso de su radiante vida. Siguen el de la orden, el de su familia, el del Obispo Mendoza y el del actual.

Los nombres de las fundaciones: Ávila, Medina del Campo, Malagón, Valladolid, Toledo, Pastrana, Salamanca, Alba de Tormes, Segovia, Beas, Sevilla, Caravaca, Villanueva de la Jara, Palencia, Soria, Burgos.

En cuatro cartelas y en la cinta que se retuerce alrededor de unas ramas de laureles, temas tomados de los himnos y versículos del oficio de la Santa.

——————————-

Bibliografía:

– GRANDA Y BUYLLA, Félix: “Ligeros apuntes sobre la aureola que en el tercer centenario de la canonización de Santa Teresa de Jesús, fue ofrendada por suscripción popular a la imagen que se venera en la Iglesia de la Santa, en Ávila, en el día 15 de Octubre de 1924”, Imprenta de Blass, S. A., Madrid, 1924?

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *