Una arqueta de Talleres de Arte en Subastas Segre

Vista frontal de la arqueta. Talleres de Arte. Director: Félix Granda. 1921. Lote nº. 881, mayo de 2019, Subastas Segre.

Vista frontal de la arqueta. Talleres de Arte. Director: Félix Granda. 1921. Lote nº. 881, mayo de 2019, Subastas Segre.

Este próximo miércoles 22 de mayo saldrá a subasta en la casa madrileña Subastas Segre una arqueta fabricada en los Talleres de Arte de Félix Granda, que pude examinar con todo detalle y fotografiar gracias a la amabilidad (e infinita paciencia) de su personal.

La arqueta es el lote nº. 881 del catálogo de la puja actual y su precio de salida es de 500€. Lleva en su base la marca de la ley de la plata de «916» milésimas, sobre la del artífice, que es un ramillete con tres rosas redondeadas flanqueado por «T» y «A» (Talleres de Arte), inscrito todo en un cuadrado irregular de esquinas redondeadas. En la esquina contraria, también en la base y en el mismo lateral, está estampada la inscripción «1869». Ésta corresponde al número de encargo y, según los datos que voy recabando en la investigación, indica que se fabricó hacia 1921, o, en cualquier caso, entre 1913 y 1921. Mide 10,5 cm de alto por 15,20 cm de ancho por 6,10 cm de fondo y pesa 351 gr. Tiene forma prismática con tapa tronco-piramidal, sujeta mediante dos charnelas decoradas y con un cierre articulado en el frontal, que se asegura mediante una espiga móvil. Está cincelada y repujada a mano, con algunos detalles probablemente grabados a buril. Por dentro, está forrada con una tela azul, en bastante buen estado de conservación.

Vista de la trasera de la arqueta. Talleres de Arte. Director: Félix Granda. 1921. Lote nº. 881, mayo de 2019, Subastas Segre.

Vista de la trasera de la arqueta. Talleres de Arte. Director: Félix Granda. 1921. Lote nº. 881, mayo de 2019, Subastas Segre.

Su decoración es neorrománica, a base de un entrelazo de ochos que forma grandes medallones, en los que se colocan figuras decorativas de animales y antropomórficas. Éstas, en especial las últimas, están trazadas con cierta tosquedad, que no permite a veces interpretar con seguridad la imagen. Tan sólo en las de la trasera, donde vemos una mujer con una hoz y un hombre con un gran racimo al hombro, se intuye un posible asunto agrícola. Entre ellos, un amorcillo con un grifo sugiere también una temática profana. En cualquier caso, no parece que se haya planificado un programa iconográfico meticuloso, como ocurre habitualmente en las obras de mayor entidad de Félix Granda.

Vista del lateral derecho de la arqueta. Talleres de Arte. Director: Félix Granda. 1921. Lote nº. 881, mayo de 2019, Subastas Segre.

Vista del lateral derecho de la arqueta. Talleres de Arte. Director: Félix Granda. 1921. Lote nº. 881, mayo de 2019, Subastas Segre.

Si estaba destinada a un uso religioso o civil, es una cuestión difícil de dirimir. Las arquetas, de las que se conservan más de 250 fotografías anteriores a 1954 en el Archivo de la Fundación Félix Granda (AFXG), son uno de los tipos de pieza de los que más ejemplos de esas fechas hay documentados dentro de la producción de los Talleres. Es, también, tal vez el tipo en el que más difuminados están los límites entre el uso religioso y civil, porque, por sus características y decoración, era habitualmente apto para ambos. En el ámbito religioso, este tipo de arquetas, que se fabricaban en diferentes tamaños, solían servir como cajas de llaves para el sagrario, aunque podían también realizarse para contener reliquias, si bien lo habitual es que en ese caso su iconografía fuera más cuidada. Pero, a comienzos del siglo XX, la decoración con motivos neorrománicos, neomudéjares o neorrenacentistas eran también apreciados en el arte civil, y ampliamente utilizados tanto por los Talleres de Arte como por otras platerías de la época. En el ámbito civil, una arqueta como ésta podía servir como joyero, como elemento de escritorio o tener una función meramente decorativa.

Vista del lateral izquierdo de la arqueta. Talleres de Arte. Director: Félix Granda. 1921. Lote nº. 881, mayo de 2019, Subastas Segre.

Vista del lateral izquierdo de la arqueta. Talleres de Arte. Director: Félix Granda. 1921. Lote nº. 881, mayo de 2019, Subastas Segre.

Hay que tener en cuenta que la tosquedad de las figuras que antes he mencionado no se debe a una falta de destreza del cincelador, sino que se ejecutó así de manera intencionada, pues es un rasgo que tienen en común casi todas las arquetas neorrománicas de los Talleres de Arte. Con ello, el objetivo era imitar la supuesta tosquedad del lenguaje románico, en una interpretación acorde con la teoría de los estilos, que Félix Granda había aprendido en sus años de formación, y a la que parece que se mantuvo fiel toda su vida.

 

No se conserva en el AFXG plano de este modelo, pero sí una fotografía de una variante del mismo. Es necesario explicar que, en los Talleres de Arte, al menos antes de la Guerra Civil (1936-1939), jamás se repetía una pieza, pero sí se repetían los modelos. Aunque parece una contradicción, en cuanto se conoce el sistema de fabricación que se seguía en los Talleres, se comprende que no lo es en absoluto. La pieza se diseñaba en el gabinete de dibujo, donde se plasmaban, en un mismo plano, distintas opciones decorativas, que elegía el cliente o, en otras ocasiones, el propio cincelador. A veces, incluso, el cincelador escogía otros motivos decorativos que no estaban plasmados en el plano, sino tomados de la amplia colección de láminas que fue formando Félix Granda. El resultado es que, aunque se ejecutase un mismo modelo, la pieza tenía siempre unas características propias y distintas, lo que era posible gracias a que la decoración se ejecutaba a mano. En este caso, la única fotografía que se conserva de la otra arqueta que desarrolla este modelo está sobrexpuesta y desenfocada, por lo que no se aprecian los detalles. No obstante, permite ver con claridad que nos encontramos ante dos variaciones de un mismo modelo. En el caso de la que vemos en la fotografía antigua, el cierre es distinto (aunque con el mismo método), tiene unas pequeñas patas lenticulares y cambian las figuras de los medallones, al menos en su orden, pues se distinguen algunas que también aparecen en la arqueta de Subastas Segre.

El aspecto más interesante de la pieza (al menos desde mi punto de vista y desde la más absoluta deformación profesional) es su marca de artífice. Aunque a primera vista puede confundirse con la que he clasificado como «marca nº. 4» (1913-1937), tal vez la más conocida de los Talleres, una observación más detenida revela que son dos marcas distintas. La diferencia más notable es que, mientras en la marca nº. 4 el ramillete muestra tres flores con cinco pétalos, en esta marca las flores son redondas, con un punto rehundido en el centro, similares a rosas. Otra gran diferencia es el tamaño, pues esta marca mide la mitad que la nº. 4. Se trata de un hallazgo importante, ya que es la primera pieza en la que se observa esta marca. Tal vez se trataba de una marca de menor tamaño, como las que con frecuencia tenían los Talleres para marcar obras de menor tamaño; por ahora, y hasta que no se localicen más marcas como ésta, su interpretación certera es una incógnita.

En cualquier caso, y aunque la marca sea desconocida hasta ahora, la pieza se trata sin duda de una obra fabricada en los Talleres de Arte, pues coincide con otras documentadas en la época, tanto desde el punto de vista estético como por su método de fabricación, además de haberse documentado otra versión del modelo, ya mencionada. Desde el punto de vista técnico y decorativo, está muy bien ejecutada, como corresponde al que fue un período brillante de la producción de los Talleres de Arte. Sin perder de vista, eso sí, que no se trata de una pieza descollante, sino relativamente (hago hincapié en el «relativamente») común en su momento de fabricación. Quizá también resulta menos atractiva desde nuestra sensibilidad actual la estética pretendidamente burda de las figuras, si bien es, en realidad, un signo del buen hacer de la casa. En efecto, demuestra el cuidado que Félix Granda ponía en los detalles, aunque en este caso el detalle fuera una interpretación del arte Románico que hoy es historiográficamente muy discutible, pero que era acorde al momento histórico en el que se formó nuestro artista.

Arqueta. Talleres de Arte. Director: Félix Granda. 1921. Lote nº. 881, mayo de 2019, Subastas Segre.

Vista en escorzo. Arqueta. Talleres de Arte. Director: Félix Granda. 1921. Lote nº. 881, mayo de 2019, Subastas Segre.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.